Alemán: el idioma

El idioma alemán es difícil, pero no imposible

A los hispanohablantes, el alemán nos suena como un idioma ruidoso, como que en cada palabra siempre hay una letra "jota", además de pensar que todas las palabras terminan en "-en", con los típicos ejemplos: "caperuciten rojen", "Bananen", "suben estrujen bajen", etc.

Gracias a este programa de intercambio, y a mis profesoras de alemán (Matilde Obermüller y Analía Cuadrado Rey) puedo darme cuenta que el alemán es un idioma complejo... pero no imposible.
Lo difícil por ahí viene de que es un idioma más rico que, por ejemplo, el inglés (donde solo hay un artículo y casi no existen las declinaciones y muy pocas preposiciones).



En español tenemos dos artículos: el femenino y el masculino; y las declinaciones se realizan solo en esos dos sentidos, además tenemos algunas reglas para darnos cuenta cuando algo es masculino o femenino (ej. la luna, el tornillo, la ventana, el diario, etc).

En cambio, en alemán se agrega un tercer artículo, el neutro (das) y casi no hay reglas para darse cuenta si algo es ¡masculino, femenino o neutro!. Es así que se tiene que el "sol" en realidad ¡es femenino! "Die Sonne" (la sol).

Y para sorpresa, la "luna" para el alemán es algo masculino: "Der Mond", el taxi es neutro (Das Taxi) y se puede seguir sin casi buscar un patrón o regla que nos permita identificar el "sexo" de las cosas (salvo algunos casos particulares).

Otra dificultad que tiene (ojo, con dificultad solo estoy diciendo que no es fácil o directo sino que es rico) son las preposiciones.

Algo más diferencial es la construcción de palabras compuestas: mientras que en español usamos elementos de conjunción que separan las palabras, en alemán se escribe una sola palabra de longitud indefinida

Ejemplo (aviso, ¡esto no es chiste!):
 - En español: Ley sobre la transferencia de las obligaciones de vigilancia del etiquetado de la carne de vacuno y la designación de los bovinos.
 - En alemán: Rind­fleisch­etikettierungs­über­wachungs­aufgaben­übertragungs­gesetz.

Otro dato curioso, los números mayores a 20 se leen al revés que en español:
 * "Cuarenta y tres" en español
 * "Dreiundvierzig" en alemán, que se lee "tres y cuarenta"

Por otro lado, al momento de decir una oración que contenga verbos modales, hay que acordarse de usar el verbo infinitivo al final: "Ich kann nicht gut auf Deutsch sprechen" ("Yo puedo no bien en alemán hablar"), es decir, "No puedo hablar bien en alemán".

La doble negación es un elemento inexistente en el español, pero si se usa en alemán y mucho: "doch".
Se usa para responder afirmativamente a una pregunta formulada en forma negativa:
 * Pregunta: "Sie kommen nicht?" / ¿Usted no viene?
 * Respuesta: "Doch, ich gehe" / Si, yo voy.

El aula donde se estudia alemán junto a compañeros de México, Francia, República Checa y Argentina. La profesora es Sonja Doetterl:

Comentarios

  1. ME LEI TODITO RO!!
    SOS MI IDOLO, DEFINITIVAMENTE
    SOS UN GENIO HERMANO!
    YO NISIQUIERA SE QUE CONTIENE EL ESPAÑOL, ASIQUE IMAGINATE QUE PARA
    QUE VOS SEPAS LO QUE CONTIENEN TRES IDOOMAS (ingles, aleman, español)
    ajajajajajaa
    tas re loco vos!!!
    JAJAJA
    BUENO WACHOO!
    ME VOY A BAÑAR
    ME ACABAS DE LLAMAR POR TELEFFF
    NO LO PUEDO CREERRRRRRRRRRRRRRRRR!

    SIMPLIMENTE TE AMOOO

    Abrey Ana Luz Eugenia

    ResponderEliminar
  2. Se comenta q el de buzo negro con el libro en la mano es el mas estudia!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario