Croacia, de la guerra al turismo


República de Croacia (Republika Hrvatska)

Croacia es un país muy joven, independizado de la ex Yugoslavia en 1991, hoy día con casi 5 millones de habitantes, la mayoría de religión católica.

Su capital es Zagreb y desde Julio de 2013 forman parte de la Unión Europea, aunque todavía no utilizan el Euro como moneda sino su propia Kuna (1 EUR = 7,5 Kuna).

La lengua que usan es la croata, suena similar al ruso pero se escribe con letras del latín.


Historia reciente

Allá en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, Croacia formaba parte de un país socialista de nombre República Democrática Federal de Yugoslavia, una mezcla de países con distintas culturas, idiomas y religiones, o sea, una bomba de tiempo.
Entre ellos se agruparon los países: Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Serbia y Montenegro.

Llegando al 1980 se empiezan a profundizar las diferencias internas (muchas etnias) y las crecientes crisis económicas, se producen las primeras independencias de la mano de Eslovenia y de Croacia (en 1991), los serbios fueron los que mostraron más resistencia. Todos estos movimientos desembocaron en la Guerra de Yugoslavia (también conocida como Guerra de los Balcanes).

El Ejército Argentino, en su participación en las Misiones de Paz, bajo mandato de la Organización de las Naciones Unidas, estuvo presente en varios puntos estratégicos, entre ellos en Croacia y en otra oportunidad en Kosovo (país aún no reconocido, territorio en disputa entre Serbia y la autodenominada República de Kosovo).



Turismo en el Paraíso

Con un auto alquilado emprendimos este viaje, pasando por las bellas ciudades de Zadar, Split, Dubrovnik y pasamos también por el parque nacional de Krka.

Los paisajes siempre están llenos de montañas, playas, mar y ríos. Las rutas que acarician las montañas te dejan disfrutar ese sol al horizonte de una manera maravillosa.


Toda las ciudades costeras están unidas por una autopista, muy nueva, que hace la visita de pueblos intermedios mucho más fácil y más rápida. Siempre hicimos tramos de 150 kilómetros entre las ciudades más importantes, aunque tengo que confesarlo, se extrañan las autopistas alemanas sin límites de velocidad.

Viajando en auto siempre por la misma ruta, de repente estás en territorio croato, y pasando un peaje/aduana (con control de pasaporte) estás en territorio de Bosnia-Herzegovina.

Al costado del camino, pasando por diferentes pueblos, se ofrecen varios productos caseros, frutas, verduras, licores. Probamos higos, olivas, ciruelas dulces, aceites y varios tipos de licores.


Las casas son a techos de dos aguas, con tejas coloradas, paredes de piedra gris o blancas.

Debe haber alrededor de 1000 islas en total que pertenecen a Croacia. Puertos y cascos históricos impecables, manteniendo la tradición y la historia de cada uno de estos lugares.

Muchos barcos, yates, veleros, en especial para el turismo unos barcos que en el centro tienen un vidrio en vez de piso permitiendo ver el fondo del mar.


En la televisión pudimos ver un par novelas sudamericanas en español con subtítulos croatas (creo que era Marimar o María la del Barrio).


La perla del Adriático: Dubrovnik

En Dubrovnik, a la noche dimos unas vueltas en auto, a lo alto de la ruta de montaña se puede ver toda la ciudad iluminada, también unos relámpagos en el cielo que iluminan el mar y las islas. ¡Se viene el agua!.
Se largó uno de los diluvios más grandes que me tocó vivir.
No paraba de llover, mucha cantidad de agua, las calles eran ríos y el agua caía con más fuerza porque venía tomando velocidad por la altura de las montañas.

No se veía más de 5 metros, paramos el auto a un costado una media hora hasta que la intensidad de la lluvia bajó un poco. Después pudimos recorrer el centro de la ciudad, a pie, un recital al aire libre, y en un bar a probar las cervezas locales de nombre Karlovačko y Ožujsko.



El castillo-ciudad de Split:

Split tiene alrededor de 1700 años de antigüedad, es reconocida como patrimonio de la Humanidad según la UNESCO. Toda la ciudad se desarrolla alrededor de un palacio romano construido por el Emperador Diocletian. Visitamos la catedral de San Domnius y una cripta.

Como todo este viaje no fue planificado de antemano y con las ganas de hacer un turismo un poco más aventurero, decidimos no usar Internet para las reservas de hoteles sino que en lugar de esa comodidad salir a caminar buscando un buen lugar y peleando precios.

En eso, caminando por el casco histórico de Split, un castillo gigante dentro de la ciudad, y dentro de él también otra ciudad con negocios, iglesias, restaurantes, etc. Una señora con un cartel "alquilo habitaciones", ¡listo! ahí fuimos, encaramos y negociamos en inglés, nos llevó a ver el departamento y nos gustó, en pleno castillo con más de 1700 años de historia.Quien te ha visto y quién te ve.


Decidimos pasear en un barco gigante que transportaba también autos y camiones en su interior. El viaje duró 1 hora, cuesta 28 kuna (4 euros) y nos llevó a una isla donde nos pudimos meter nuevamente en el mar (frío), visitar un cementerio y disfrutar de unos buenos platos de pescado típicos de la zona (en particular el arroz bañado con tinta de calamar).

Recuerdos de guerras

En una de las "paradas técnicas" (así le llamábamos al salir de la autopista, meternos en un pueblo y parar a tomar un café o comer algo) pudimos ver unas ruinas y casas viejas con el techo volado y varios agujeros de disparos en las paredes, sin dudas restos de alguna de las tantas guerras. Mirá las fotos después.



Cataratas de Krka

Otra parada técnicas, esta vez nos metimos en el parque nacional de Krka. Increíble. Hermoso. Unos lugares únicos.

Mucha naturaleza, montañas, bosques, ríos y cataratas. Te llevan en bus desde la entrada hasta un punto céntrico, después de ahí tenes para recorrer todo un camino con piso de madera que atraviesa los ríos y te acerca a las 7 cataratas (obviamente ni cosquillas le hacen a las de la provincia argentina de Misiones).
El agua muy clara y con tonos verdosos.



Tante grazie!

Si hoy día Croacia es un país de paz, sin guerras, se debe en gran parte a todos los procesos de ayuda que se fueron dando por parte de varios países e instituciones como las Naciones Unidas, el Ejército Argentino, y dentro de esa última institución gracias a miles de personas, como mi padre, que trabajaron duro en épocas de guerras para que hoy millones de personas, yo incluido, puedan disfrutar de este país de otra forma (con cámara en mano, en vez de armas).

Un saludo en particular a mis compañeros de viaje (Fabio I. y Martin D.), por su buena onda en cada una de las decisiones democráticas y espontáneas que fuimos tomando. Nada planificado, mochila, auto y a recorrer... algo muy recomendable para aquellos que siempre quieren tener planificado con detalle de minutos que hacer en la vida. Eso si, cada uno cumplía un rol determinado: un chofer, un contador y, un turista :)

Gracias también a los consejos de mi compañero de trabajo Jörg K. (alemán) y Toni T. (croata nacido en Split).

Y gracias a vos por compartir esta otra mateada por Europa!

Fotos
Aquí abajo o en este álbum.



Video
Aquí debajo o en youtube.

Comentarios

  1. Rooo. Hermoso viajecito. Como los buenos vinos... tus viajes mejoran con el tiempo.
    Me hiciste volver atrás en el tiempo intentando recordar mi paso por la zona pero no de paseo y muy lejos de la familia.
    Maravillosas las imágenes Rooo, casi profesionales.
    Que sigan los éxitos y tu periplo por Europa. El mundo te queda chico. Ja.

    ResponderEliminar
  2. QUE HERMOSO LUGAR!! QUE HACÍA LA MIYA EN CROACIA?? BESITOS!!

    ResponderEliminar
  3. Grande Rodri, "cámara en mano" :)

    Me imagino que Jorg K. debe haber entendido todo el material publicado en castellano.

    Quién lo hubiese pensado "mochila, auto y a viajar". En otros tiempos se decía "mochila y a patear" pero los tiempos cambian, por suerte evolucionamos y podemos seguir creciendo.

    Y un saludo para los compañeros de ruta eventual, con quienes supimos compartir rutas en otros tiempos.

    Te debo el relato del Mariscal!

    ResponderEliminar
  4. Ni bien empezo el video pense..."bolenga vas manejando y filmando al mismo tiempo???"...y ahi recorde que se maneja del lado derecho, cuac =P
    Me gusto la frescura del video, se nota el amateurismo del mismo con canciones enganchadas sin generar una secuencia de volumen. Identico a un programa de TV del interior jaja!
    Que envidia siento con el solo hecho de poder respirar aire fresco y puro.
    Alquilaron alguna vez un autito hibrido?
    Muy lindo RO, segui boludea"$*...

    ResponderEliminar
  5. El siglo XX,fue donde mas se avanzó en materia de comunicaciones y de medios de trasporte,y este XXI,lo va a superar. Y pensar que Colon cuando salio con sus "cascaras de nuez",sin tener noción de lo que vería al otro día en su viaje,murió sin imaginarse lo fácil que le hubiera sido a él, pedirle a la Reina Isabel,que le compre un Aibus A-380... (ya haz conocido más que el)¡Felicitaciones¡¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario