Vértigo sobre los Acantilados de Moher

Cliffs of Moher, Irlanda.

Esta vez decidimos tomar un mate en plena naturaleza, lejos de las ciudades.
Por eso dejamos atrás Dublin y nos dirigimos hacia la costa oeste de la isla de Irlanda, ahí donde se pone el sol.


En la ciudad de Galway tomamos un bus con destino a los Acantilados de Moher.
En el camino fuimos recorriendo varios puntos históricos de esas latitudes.





Visitamos el Castillo Dungaire, fechado en el siglo 16, con su torre de casi 20 metros y una muralla de defensa construidas con rocas enormes.
El lago que baña los pies de este castillo le da un color especial a este lugar.



Este castillo fue usado en la película de Walt Disney "The Secret of Boyne Castle" como se puede ver en la introducción de la misma:
https://youtu.be/pLVt8uvz6mc?t=54s




Dejamos atrás el castillo, nos subimos de nuevo al bus y tomamos rumbo al portal de tumbas de Poulnabrone.


Este monumento está fechado en el período neolítico (la edad de piedra, algo así como 3000 años antes de Cristo).



El lugar sería el centro de ceremonias y rituales, distinguible como marca funeraria.
Durante los trabajos de excavación se descubrieron los restos de al menos 30 personas enterradas bajo el monumento.



El destino final sigue siendo los Acantilados, pero antes visitemos un pequeño poblado con una catedral especial.
Es el caso de Kilfenora, su estructura data en el año 1200, es conocida como la ciudad de las 7 cruces (aunque hoy solo quedan 5).



Ahora sí, llegamos a los Acantilados de Moher.
Hoy es un parque nacional pero con la naturaleza siempre en su más salvaje expresión.




Las aguas del enorme Océano Atlántico golpean con brutalidad, sin parar, las rocas milenarias debajo de nuestros pies.
El fuerte viento vertical trae el gusto salado del mar.




Esa combinación de fuerzas naturales junto con el clima le dieron formas a estos acantilados desde su formación, que se extienden a lo largo de 8 kilómetros y tienen una altura máxima de 200 metros.




Todavía no he encontrado la forma de describir lo que uno siente al caminar sobre estas rocas antiguas, haciendo un paralelo en el tiempo con los seres que 5000 años atrás también pisaron estos mismos lugares.


No te pierdas el resto de las fotos y el video resumen aquí abajo, de paso, nos despedimos de esta nueva mateada europea y hasta la próxima cebada.


Fotos
En este álbum.

Comentarios

  1. Excelente ROOOO. En una dimensión no se alcanza a dimensionar la altura de esos tremendos acantilados y sin una referencia de alguna persona allí abajo.
    Brillante mateada. A seguir cambiando la yerba abrey.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es in-descriptible-mente enorme ese lugar, terrible el aguante de las rocas al ser golpeadas todos los días por el océano.

      Eliminar
  2. Malakisme-RO! Estos mates son una adicción. Como siempre, feliz de haber compartido más de una mateada con vos. Esta vez en los"Cliffs of Moher" que estaban a media hora de nuestro lugar :)
    Lo positivo de haber viajado juntos es que somos dos que hablamos de lo mismo, y es un placer volver a pasar por el corazón (recordar) las muchas anécdotas de este gran viaje.

    P/D: (Los Irlandeses también son puntuales, sino pregúntale al porteño y su sobrina ja!)

    Un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siii que memoria! y los que se quedaron en los cliffs xq nos fuimos en el bus a horario :)

      Eliminar

Publicar un comentario